domingo, 9 de diciembre de 2012

Como las miradas de De Niro

 (Microrrelato finalista del Premio Joven Creación 2012 de la Editorial Costa Rica)

Sí, yo sé que vos pensás que es un gran vendido, pero eso a mí me tiene sin cuidado. No importa en cuantos bodrios actúe ahora para conseguirse cheques fáciles, yo lo sigo considerando un referente. Y es que así te lo digo, nadie, oíme, nadie tiene ni ha tenido la capacidad de ese hombre.

Mirá por ejemplo ¿quién se va a pasar cuatro meses en el mediterráneo atiborrándose de comida con tal de engordar lo suficiente como para hacer un papel fidedigno? ¿Te acordás que la vimos, “toro salvaje”, la de Scorsese? Y hablando de Scorsese, fijáte vos-esto no te lo había contado- que para taxi driver, De Niro fue y sacó una licencia de taxista para prepar su papel ¿te podés imaginar?

Pero aparte de todo eso, a mí lo que más me sorprende de él es la capacidad de decir tantas cosas con la mirada. Como en goodfellas, cuando Jimmy decide finalmente deshacerse de Morrie, que en 30 segundos, o sea, en 30 putos segundos, vemos en sus ojos el progreso de la decisión en cuatro momentos distintos: tas, tas, tas y tas. ¡Estás muerto, Morrie! O por ejemplo en los hijos de la calle, cuando Tommy decide contarle todo al padre Bobby, y vemos en la toma nada más un primer plano de De Niro, y no se oye bien la historia, solo la música y el plano fijo, y aquellos ojos que comienzan a transmitir muy sutilmente todo lo que en ese momento pasa por la cabeza del sacerdote.  Te lo juro, se me pone la piel de gallina cuando te lo cuento, pero es que yo pocas veces he visto algo igual. En vos, por ejemplo, lo he visto. Lo decís todo con la mirada.

Fue así como me di cuenta de que ya no me amabas.

No hay comentarios.:

Albahaca morada

Si hubiera que explicarlo habría que decir que era como si el radio estuviera dando las últimas pataletas de ahogado, solo que en este ca...